Un blog más a la familia

Estoy encantada de poder presentaros a mi marido, Jose Buendía Campos, que se presenta en su blog Crónicas de Horton de esta manera:

“……… Intento llevar la vida con tranquilidad, ya que no soy persona de carácter fuerte ni dado a las discusiones, no soporto los gritos. Viví mi infancia en una casa en la que siempre hubo “mucho ruido”.

Siempre ando con bromas o comentarios sarcásticos, sacando una sonrisa a mis allegados y amigos, y estoy dispuesto a hacer el “chorra” en cualquier momento. Pero me sucede todo lo contrario con los desconocidos, es entonces cuando me muestro tímido y vergonzoso. Supongo que eso mucho tendrá que ver con mis inseguridades, pero no es plan llenar esto de borrones, así que diré que me considero una persona bien educada, entiendo que será por culpa del colegio.

Observando el futuro con esperanza.

En los últimos cinco años todo ha dado un vuelco importante, juntándose en el camino unas cuantas piedras, que me han hecho tropezar y llenar una mochila de dolores, aparatos en la cabeza, medicaciones y alguna que otra depresión.
Si he debido cambiar, yo lo noto menos, pero sé que así es, es evidente, mi familia es quién de verdad lo percibe. Se te quitan las ganas de salir, de moverte, de sonreír, tu humor cambia y ya no te apetece estar bromeando, te empiezas a apagar….

Este blog es una experiencia nueva para mi y espero me sirva para hacer desaparecer pequeñas piedras y mantenerme encendido

 

Esta actividad le ayuda más que cualquier otra terapia que ha probado. Doy fe de que su motivación es mucho mayor de lo que yo podía imaginar. Estoy muy feliz porque haya iniciado este viaje. Le va a reconfortar mucho en todo el recorrido

Caminando se hace camino…..

¡ Te amo !

 

Los números de 2014

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

Un teleférico de San Francisco puede contener 60 personas. Este blog fue visto por 470 veces en 2014. Si el blog fue un teleférico, se necesitarían alrededor de 8 viajes para llevar tantas personas.

Haz click para ver el reporte completo.

Marco Legal para Salud 2.0

“Para poder avanzar en beneficio de los pacientes, los profesionales de la salud y el sistema sanitario y del mercado de la tecnología móvil en salud y en bienestar necesitamos un marco legal y de evaluación clínica lo antes posible. Si no se resuelve desde las administraciones, este negocio está congelado”, dice Joan Cornet, director de Health de Mobile World Capital Barcelona. “La crisis no lo facilita, pero esta tecnología supone una oportunidad para modernizar el sistema, hacerlo sostenible y dar el mejor servicio al ciudadano”, añade cuando Diario Médico le entrevista

En este sentido, Cornet explica que las administraciones no han entendido aún que el desarrollo de la tecnología móvil en salud no supone tener que comprar aparatos sino incorporar servicios como, por ejemplo, el de la monitorización de pacientes en el domicilio. “Esta tecnología no es cara, lo que es caro es cambiar el sistema”, apunta.

Cornet trabaja, entre otros, en un acuerdo con el Gobierno catalán que, si llega a buen puerto, “puede ser una referencia” para otras comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad. Él y su equipo, en colaboración con GSMA, empresas del sector e instituciones sanitarias trabajan a favor de lograr estándares e interoperatividad para las aplicaciones móviles; soluciones para garantizar la seguridad de los datos personales y de las propias aplicaciones  -“es algo que las empresas no pueden hacer en solitario”-, y un sistema de evaluación, que es algo fundamental en el sector sanitario. Según Cornet, no todas la aplicaciones requieren el mismo tipo de evaluación, pero todas necesitan que se acredite”, que no haya estafa, que no haya daño y que haya utilidad en clínica”. Hoy ya es posible, por ejemplo, hacer análisis de sangre con el móvil.

“La burocracia es un problema importante: las empresas tardan dos años o más en lograr la evaluación y eso tienen que repetirlo por países y regiones”, explica. El sector va tan rápido que, por la burocracia, la aplicación puede llegar al mercado ya obsoleta.