PROYECTO Start-Up

Si has navegado un poco por el blog, habrás descubierto quién soy, me habrás encontrado en las redes sociales e incluso sabrás más de mi que yo misma. Lo que me gustaría contarte ahora es cómo surge este proyecto COLOREANDO MANDALAS: que no es otra cosa que intentar conjugar la faceta personal con la profesional en este momento de cambios.

Hace 4 años diagnosticaron a mi marido la enfermedad de Horton o cefaleas en racimos. Es una de esas enfermedades raras que padece 69 personas de 100.000 y cuya severidad le ha dado el nombre de  “dolor de cabeza suicida” porque se considera que es uno de los dolores más intensos que se puede padecer sin perder la consciencia. Debido a que la cefalea en racimos es una patología bastante desconocida, mi marido tardó en ser diagnosticado porque nunca fue atendido en el momento mismo en que sufría un ataque o crisis. Hay muchos tratamientos y la mayoría de enfermos puede ser ayudado con dicha medicación, pero como es una enfermedad de causas aún desconocidas, no existe una curación definitiva. Desde nuestra experiencia personal y familiar, las medicaciones enmascaran o reducen los síntomas, pero no los eliminan. Por eso probamos con la medicina natural, la acupuntura, la osteopatía y otras posibilidades que nos recomendaban o encontrábamos. Ninguna ha funcionado de una manera sostenida en el tiempo de manera que la cefalea en racimos de mi marido se ha cronificado y además es refractaria a la medicación (incluso al Litio).

Hace apenas un mes, le han implantado un neuroestimulador en los nervios  occipitales para bloquear el dolor. Pero antes buscamos información para entender mejor su funcionamiento y encontramos el blog de la Dra. Madariaga

Dra. Madariaga

y la web oficial de la marca del neuroestimulador y la red de pacientes americanos.

Precision_PLUS_System_940x940.image.460.0

Y revisando la información, hablando con unos y otros, surgieron muchas preguntas en torno al manejo y a la conectividad. Como el dispositivo se conecta vía wireless tanto al cargador como al mando a distancia, pensamos ¿por qué no conectarlo con una aplicación para el móvil? Seguro que además de poder subir y bajar la intensidad, comprobar el nivel de batería y de estimulación, con la aplicación se podría llevar un diario de crisis y de medicación, con sus correspondientes anotaciones. También estaría bien poder compartir esta información con el especialista en tiempo real para que pueda hacer un mejor seguimiento de la evolución del paciente. El beneficio para todos sería grandísimo y de ahí nace mi interés en el desarrollo de la posible aplicación móvil que sería muy útil para mejorar su calidad vida. Estoy segura de que en el futuro esta aplicación existirá, voy a trabajar para conseguirlo.

Dando vueltas a esta idea mientras estudio un MBA, me planteé la posibilidad de elaborar un plan de empresa focalizando el modelo de la posible strat-up no sólo en la patología de las cefaleas en racimo, sino en todas las que pudieran ser susceptibles de beneficiarse de la estrecha relación entre tecnología y salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s