Con nuevas energías

Ya volviendo de vacaciones y con nuevas energías, comenzamos un nuevo curso como tantos escolares hacen este mes de septiembre. Y como muchos han viajado fuera del país, reflexionando sobre ello pienso que es entonces cuando te das cuenta de la importancia de disponer de lo que algunos llaman Carpeta Personal de Salud. Es bastante incoherente que, hoy en día, desde cualquier país del mundo, podamos comunicarnos con nuestro banco, hacer transferencias, comprobar pagos, etc., o bien reservar una habitación en un hotel o un vuelo de avión, seguir las noticias y leer las revistas habituales con nuestro móvil o tablet. Sin olvidar que podemos comunicar fácilmente con nuestras redes sociales. A pesar de ello, sin embargo, no podemos hacer lo mismo con nuestros datos de salud. En especial, cuando alguien padece enfermedades crónicas, alergias o incompatibilidades entre medicamentos, es muy importante (y a veces vital) disponer de estos datos en caso de recaída, accidente o nueva enfermedad. Los profesionales de salud del país de destino lo agradecerían y, sobre todo, es más eficaz y seguro viajar con nuestro móvil o tablet con acceso a la Carpeta Personal de Salud. Pero ¿por qué si es tan evidente hoy en día aún no podemos disponer de estos datos de forma habitual en nuestro móvil?

photo23

La cuestión que surge relativa a disponer de nuestros datos de salud en cualquier lugar es la confusión entre ciudadanos, pacientes y consumidores. Seguramente, el modelo de nuestros sistemas de salud crean actitudes pasivas en la ciudadanía. Todo el mundo debe hacer lo que le piden. Tomarse el medicamento adecuado de la forma adecuada. En principio, nada negativo, al contrario. El problema se encuentra en que, con una ciudadanía más madura y habituada a tomar decisiones, el modelo clásico empieza a tambalearse. A menudo, los pacientes acuden a Internet para saber más de su enfermedad, contactan con otros pacientes para saber cómo han salido adelante y cómo viven el proceso terapéutico, y comparan con otros los tratamientos prescritos.

“El nuevo paradigma que están produciendo las soluciones móviles no es el de consumir nuevas tecnologías sino de aportar nuevas herramientas para una mayor autonomía y una mayor calidad de vida de los ciudadanos, padezcan o no una enfermedad”

Las soluciones móviles en el ámbito de la salud están aportando una nueva dimensión a la forma cómo gestionamos nuestra salud o nuestras enfermedades. El peligro está, sin embargo, en que las empresas de este sector se queden con la visión limitada de que los ciudadanos son simplemente consumidores de sus productos.

Tecnología + Salud = Paciente

Reflexionando sobre el artículo “Tecnología para la salud” en EL PAIS (6 enero 2014) de Rosa Jiménez

La línea que separaba a los aparatos y a las aplicaciones para el deporte o para la salud se difumina. Las cifras de ventas  suben como la espuma cada año y parece desmesurada la necesidad que tiene la sanidad pública de que cada cual se monitorice sus constantes vitales permanentemente.

En mi humilde opinión, es un gran paso adelante.  Es más, los complementos de salud ya son una necesidad.

Mucha tele y mucha tableta, también muchos gadgets para vestir y muchas aplicaciones para la salud. Prueba de ello es un 40% más de presencia en la última edición del CES. Una de cada 10 empresas presentes tienen relación con salud y bienestar físico.

Ejemplos de ello, también muchos, como la firma deportiva Reebok, que presentó CheckLight, un gorro con sensores para captar lesiones en la cabeza por golpes producidos practicando deportes como el hockey sobre hielo. O como el caso de Inizio Zamzee que anunció que, en asociación con la aseguradora médica UnitedHealthcare, estará disponible un aparatito de apenas 20 euros destinado a los niños y que permite monitorizar sus constantes vitales.

O como LG, que lanza una banda de fitness que muestra la información en el móvil. O como Lively que proporciona sensores para pastilleros y frigoríficos que chivan al médico (y al seguro) si su paciente cumple las prescripciones o come a las horas debidas.

Y por supuesto, es importante que los grandes fabricantes del sector de la tecnología móvil ya están empezando a introducir este tipo de herramientas de fábrica. Como Apple, que ya anunció la llegada de HealthKit, que permitirá a los usuarios de su nuevo sistema operativo iOS 8, acceder a toda la información generada por las apps de monitorización y control de la salud de terceros.

Y si hablamos de números….. Más de 40 millones de aparatos se vendieron en 2013, pero se estima que crecerá hasta los 70 millones en 2018, generando unos ingresos de 7.000 millones de euros. Y es que se ha mejorado la apariencia de los sensores, menos horteras y más discretos, ligeros y, lo más importante, baratos. Incluso gratis, si hablamos de aplicaciones. Es la mejor prueba de la importancia que el sector va a tener: todos se quieren apuntar….

YO TAMBIÉN ME APUNTO porque……

“Estamos pasando de una sociedad centrada en el médico a otra centrada en el paciente”, explica Samir Damani, fundador de MD Revolution. “Estamos tratando de darle a la gente el control de su salud”

Si además, según afirma la consultora Price Waterhouse, puede llegar a disminuir los costes sanitarios en un 50%. Y en el caso de España, se podrían ahorrar más de 10.000 millones de euros hasta 2017. Por todo esto…..YO ME APUNTO A DIVULGAR LAS BONDADES DE LA TECNOLOGÍA

Según el último Informe Socialogue de IPSOS, llevado a cabo en 27 países de todo el mundo, el 26% de los españoles ya utiliza aplicaciones móviles de salud y bienestar recomendadas por especialistas, lo que sitúa a nuestro país a la cabeza de Europa, sólo por detrás de Finlandia, donde su alcance llega al 28% de la población. Estos datos auguran un futuro positivo en el uso de este tipo de herramientas, no obstante todavía queda un largo camino por recorrer. Administraciones, entidades y profesionales del sector deben ponerse de acuerdo para iniciar un proceso de regulación y desarrollar soluciones todavía más eficientes.

Por so….. CUANTOS MÁS NOS APUNTEMOS, MÁS RÁPIDA SERÁ LA LLEGADA DE ESE FUTURO.