Marco Legal para Salud 2.0

“Para poder avanzar en beneficio de los pacientes, los profesionales de la salud y el sistema sanitario y del mercado de la tecnología móvil en salud y en bienestar necesitamos un marco legal y de evaluación clínica lo antes posible. Si no se resuelve desde las administraciones, este negocio está congelado”, dice Joan Cornet, director de Health de Mobile World Capital Barcelona. “La crisis no lo facilita, pero esta tecnología supone una oportunidad para modernizar el sistema, hacerlo sostenible y dar el mejor servicio al ciudadano”, añade cuando Diario Médico le entrevista

En este sentido, Cornet explica que las administraciones no han entendido aún que el desarrollo de la tecnología móvil en salud no supone tener que comprar aparatos sino incorporar servicios como, por ejemplo, el de la monitorización de pacientes en el domicilio. “Esta tecnología no es cara, lo que es caro es cambiar el sistema”, apunta.

Cornet trabaja, entre otros, en un acuerdo con el Gobierno catalán que, si llega a buen puerto, “puede ser una referencia” para otras comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad. Él y su equipo, en colaboración con GSMA, empresas del sector e instituciones sanitarias trabajan a favor de lograr estándares e interoperatividad para las aplicaciones móviles; soluciones para garantizar la seguridad de los datos personales y de las propias aplicaciones  -“es algo que las empresas no pueden hacer en solitario”-, y un sistema de evaluación, que es algo fundamental en el sector sanitario. Según Cornet, no todas la aplicaciones requieren el mismo tipo de evaluación, pero todas necesitan que se acredite”, que no haya estafa, que no haya daño y que haya utilidad en clínica”. Hoy ya es posible, por ejemplo, hacer análisis de sangre con el móvil.

“La burocracia es un problema importante: las empresas tardan dos años o más en lograr la evaluación y eso tienen que repetirlo por países y regiones”, explica. El sector va tan rápido que, por la burocracia, la aplicación puede llegar al mercado ya obsoleta.

 

“Alfabetización en Salud. De la información a la acción”

La alfabetización en salud es el proceso de adquisición de conocimientos y habilidades, necesarios para que el ciudadano pueda tomar decisiones sobre su propia salud de manera libre e informada.

Conscientes de la necesidad de texto que abordase la cuestión de manera extensa y profunda, 47 autores de reconocido prestigio, provenientes de muy diferentes disciplinas, han realizado el esfuerzo de recopilar y presentar toda la información disponible sobre el tema y ofrecerlo de manera gratuita.
Así, “Alfabetización en salud. De la información a la acción” es un libro colectivo que aborda, desde múltiples enfoques y sensibilidades, el complejo proceso de transformar la información y el conocimiento en decisiones prácticas, con resultados tangibles en cuanto a ganancias en salud. Se trata de la primera gran obra en español sobre la materia, que ofrece una completa visión del tema, y se complementa con recursos e información práctica para el profesional o el ciudadano que quiere adentrarse en el tema.

Los 47 autores han participado desinteresadamente abordando aspectos como la información, la comunicación (tipos, canales, actores), códigos, catalizadores, barreras. Así, médicos, enfermeros, psicólogos, pedagogos, documentalistas, periodistas, abogados e ingenieros ofrecen su propia visión del tema desde diferentes perspectivas.

En palabras del Dr. Ignacio Basagoiti, coordinador de la obra: “Habitualmente nos quejamos de que muchos ciudadanos utilizan mal los servicios sanitarios, o no siguen las recomendaciones que les pauta su médico. La explicación, casi siempre, es que no hemos empleado tiempo y recursos en enseñarles cómo hacerlo. En medicina, la tecnología más compleja es la palabra. Paradójicamente, ni a los profesionales de la salud nos forman para comunicarnos con nuestros pacientes, ni se reserva tiempo para esta tarea”
Además, tal y como se expone en el libro, mejorar la cultura de la salud en una población implica más que la transmisión de información, a pesar de que sigue siendo una tarea fundamental. Ayudar a las personas a desarrollar la confianza y las destrezas necesarias para actuar con ese conocimiento, es la mejor manera de lograr que éstas tomen decisiones sobre su salud. Y para ello se requieren modelos personalizados de comunicación donde mensajes, lenguajes y canales sean los más adecuados a las características de cada individuo a través de formas más personales de comunicación, y a través de la extensión educativa de la comunidad.
En los últimos años, Internet y en concreto las redes sociales están posibilitando un cambio en la forma en que profesionales de la salud y pacientes nos comunicamos y, mas allá, que los flujos de información entre los propios pacientes permitan a éstos tomar decisiones sobre su propia salud basadas en la libertad de decisión y la autonomía personal.

Como recuerda el Dr. Basagoiti, “realizar esta tarea no solo es una obligación legal, ni siquiera un compromiso ético con los pacientes; se ha evidenciado que la adherencia al tratamiento, la comprensión de la información recibida y la adquisición de habilidades de manejo y autocuidado se traducen en una mejora de la calidad de vida, en una mejoría clínica y en la disminución de las necesidades de hospitalización. A mas alfabetización, menos mortalidad: este es el paradigma que debería enseñarse en primero de medicina.”

Descargar el libro en: http://www.salupedia.org/alfabetizacion/

Cómo citar este libro: Basagoiti I. Alfabetización en salud. De la información a la acción [pdf]. Valencia: ITACA/TSB; 2012. ISBN: 978-895-5267-4 Disponible en http://www.salupedia.org/alfabetizacion/

Tecnología + Salud = Paciente

Reflexionando sobre el artículo “Tecnología para la salud” en EL PAIS (6 enero 2014) de Rosa Jiménez

La línea que separaba a los aparatos y a las aplicaciones para el deporte o para la salud se difumina. Las cifras de ventas  suben como la espuma cada año y parece desmesurada la necesidad que tiene la sanidad pública de que cada cual se monitorice sus constantes vitales permanentemente.

En mi humilde opinión, es un gran paso adelante.  Es más, los complementos de salud ya son una necesidad.

Mucha tele y mucha tableta, también muchos gadgets para vestir y muchas aplicaciones para la salud. Prueba de ello es un 40% más de presencia en la última edición del CES. Una de cada 10 empresas presentes tienen relación con salud y bienestar físico.

Ejemplos de ello, también muchos, como la firma deportiva Reebok, que presentó CheckLight, un gorro con sensores para captar lesiones en la cabeza por golpes producidos practicando deportes como el hockey sobre hielo. O como el caso de Inizio Zamzee que anunció que, en asociación con la aseguradora médica UnitedHealthcare, estará disponible un aparatito de apenas 20 euros destinado a los niños y que permite monitorizar sus constantes vitales.

O como LG, que lanza una banda de fitness que muestra la información en el móvil. O como Lively que proporciona sensores para pastilleros y frigoríficos que chivan al médico (y al seguro) si su paciente cumple las prescripciones o come a las horas debidas.

Y por supuesto, es importante que los grandes fabricantes del sector de la tecnología móvil ya están empezando a introducir este tipo de herramientas de fábrica. Como Apple, que ya anunció la llegada de HealthKit, que permitirá a los usuarios de su nuevo sistema operativo iOS 8, acceder a toda la información generada por las apps de monitorización y control de la salud de terceros.

Y si hablamos de números….. Más de 40 millones de aparatos se vendieron en 2013, pero se estima que crecerá hasta los 70 millones en 2018, generando unos ingresos de 7.000 millones de euros. Y es que se ha mejorado la apariencia de los sensores, menos horteras y más discretos, ligeros y, lo más importante, baratos. Incluso gratis, si hablamos de aplicaciones. Es la mejor prueba de la importancia que el sector va a tener: todos se quieren apuntar….

YO TAMBIÉN ME APUNTO porque……

“Estamos pasando de una sociedad centrada en el médico a otra centrada en el paciente”, explica Samir Damani, fundador de MD Revolution. “Estamos tratando de darle a la gente el control de su salud”

Si además, según afirma la consultora Price Waterhouse, puede llegar a disminuir los costes sanitarios en un 50%. Y en el caso de España, se podrían ahorrar más de 10.000 millones de euros hasta 2017. Por todo esto…..YO ME APUNTO A DIVULGAR LAS BONDADES DE LA TECNOLOGÍA

Según el último Informe Socialogue de IPSOS, llevado a cabo en 27 países de todo el mundo, el 26% de los españoles ya utiliza aplicaciones móviles de salud y bienestar recomendadas por especialistas, lo que sitúa a nuestro país a la cabeza de Europa, sólo por detrás de Finlandia, donde su alcance llega al 28% de la población. Estos datos auguran un futuro positivo en el uso de este tipo de herramientas, no obstante todavía queda un largo camino por recorrer. Administraciones, entidades y profesionales del sector deben ponerse de acuerdo para iniciar un proceso de regulación y desarrollar soluciones todavía más eficientes.

Por so….. CUANTOS MÁS NOS APUNTEMOS, MÁS RÁPIDA SERÁ LA LLEGADA DE ESE FUTURO.